El técnico Claudio Borghi tiene ya definida la alineación del equipo que el sábado enfrentará a Bolivia por las eliminatorias mundialistas y la única duda parece ser el papel que cumplirá el versátil volante Arturo Vidal.

En su tercer día en la ciudad minera de Calama, donde el equipo se adapta a la altura que encontrará en La Paz, la selección ha continuado con sus prácticas y con sesiones en una cámara hiperbárica trasladada especialmente para someterse a las presiones que los jugadores encontrarán en la ciudad altiplánica.

El equipo además tiene previsto viajar directamente desde Calama a La Paz el mismo sábado para evitar mayores efectos de los 3.600 metros de esa ciudad.

Por lo observado en las prácticas, Borghi tiene decidido jugar con una defensa integrada por futbolistas de Universidad de Chile. La única duda podría ser la incorporación del veterano colocolino Pablo Contreras, pero el defensor de la "U'' José Rojas parece contar con el favoritismo, pues Contreras viene saliendo de una lesión.

Si bien el equipo parece definido, la estrategia del técnico no parece clara, pues una de las posibilidades que parece barajar según lo observado en los entrenamientos es que utilice también a Vidal como acompañante de Matías Fernández en la creación del equipo. Vidal tiene gran llegada arriba y en su equipo Juventus hizo en la última temporada varios goles.

Borghi no ha querido aún anticipar los titulares, aunque admitió que ya tenía en mente a los posibles jugadores que entrarán al campo.

Además, según lo anticipado desde Bolivia, el técnico Gustavo Quinteros se propondría controlar el juego del volante, armador del cuadro, para a su vez anular a la ofensiva chilena compuesta por Alexis Sánchez y Humberto Suazo. La subida de Vidal para acompañar a Fernández podría aliviar la marca sobre el volante del Sporting de Portugal.