En reclamo de mejoras laborales el gremio de maestros colombianos cumplía el miércoles una huelga de 24 horas que dejó si clases a 7,5 millones de estudiantes de escuela primaria básica y liceos públicos del país.

De acuerdo con miembros de la dirección de la Federación Colombiana de Educadores, que convocó el paro, el reclamo central es que se mantengan las 30 horas semanales de trabajo, o seis diarias, que aseguran el gobierno estudia aumentar. El Ministerio de Educación, sin embargo, ha negado que haya una iniciativa al respecto.

Además desean mejores condiciones de seguridad porque se presentan casos de violencia y agresiones, amenazas e incluso extorsiones a los maestros, dijo el miércoles en entrevista telefónica con The Associated Press Pedro Arango, uno de los líderes de la Federación.

"La situación de los colegios distritales actualmente es muy complicada, porque hay el matoneo (acoso entre estudiantes), no hay respeto a los maestros, la venta de drogas en los colegios" es una realidad, dijo Arango, cuyo gremio reúne a 330.000 maestros de educación básica y de liceos públicos del país.

Dijo que son en total más de 13.000 escuelas o colegios en todo el país con 7,5 millones de alumnos "y todos pararon... Hoy lo haremos las 24 horas, pero si no hay solución lo prolongaríamos 48 horas".

Aseguró que aunque sus sueldos son bajos, en promedio de 1 millón a 2,5 millones de pesos al mes (entre 555 a 1.388 dólares), el paro no se centra en un reclamo específico salarial sino en las condiciones en las que trabajan.

El gremio además tiene previsto marchar en la jornada desde al menos tres distintos puntos de Bogotá hacia la céntrica Plaza de Bolívar.