Los conservadores griegos de Nueva Democracia han recuperado el liderazgo en la intención de voto frente a la Coalición de Izquierda Radical (Syriza) ante las elecciones legislativas del próximo 17 de junio, según una encuesta difundida hoy por la televisión Mega.

Según el estudio demoscópico, Nueva Democracia lograría el 23,4 % de los votos, mientras que Syriza obtendría el 22,1 % y la formación socialdemócrata Pasok alcanzaría el 13,5 %.

Syriza, contraria a las medidas de austeridad que conllevan los planes de rescate internacionales para salvar al país de la bancarrota, se había convertido en el partido más respaldado en las últimas encuestas tras las elecciones del pasado 6 de mayo.

Después del fracaso en la formación de un gobierno de coalición tras los últimos comicios, la cita con las urnas del próximo 17 de junio es vista como un plebiscito sobre la pertenencia del país a la zona del euro, que dependerá de si Nueva Democracia y el Pasok logran una mayoría holgada para seguir aplicando el programa de ajustes.

También entrarían en el Parlamento los ultranacionalistas Griegos Independientes con el 7,4%, el Partido Comunista con el 5,9 %, el partido Izquierda Democrática, con el 5,1 %, y los neonazis de Amanecer Dorado, con el 4,2%.

En el mismo estudio el 80,9 % de los encuestados afirmaron querer permanecer en la zona euro, aunque un número igualmente grande, el 77 %, se mostró favorable a que se revisasen las políticas económicas impuestas por el rescate financiero internacional.

Aunque el apoyo a la moneda común europea es mayoritario, sólo el 52,4 % de los griegos respaldaría "la aplicación al pie de la letra del memorando (el programa de ajustes de los acreedores internacionales) como condición para la permanencia del país en la Eurozona", mientras que el 44,5 % rechaza tal condición.

También el 67 % considera que rechazar el programa de ajustes conduciría a Grecia fuera de la eurozona.

El 45,4 % de los encuestados estima que la salida de Grecia de la divisa común es "probable", mientras que el 48,4 % cree que hay pocas posibilidades de que el país pueda salir de la zona del euro.