La oficina ejecutiva de la Unión Europea pidió el miércoles a los 17 países de la eurozona la creación de una "unión bancaria" que supervise de forma centralizada y — de ser necesario — rescate al sector, el punto débil del sistema financiero del Viejo Continente.

Las quiebras bancarias pusieron ya contra la pared las finanzas públicas de Irlanda, obligada a solicitar un rescate internacional y algunos analistas temen que España podría ser la próxima en hacerlo. La Comisión Europea recomendó el miércoles que España reciba un año extra, hasta el 2014, para alcanzar las reducciones pactadas del déficit presupuestario, sugiriendo al mismo tiempo que el mecanismo regulador de toda la zona sea dirigido de forma centralizada.

En sus recomendaciones sobre cómo encarar la crisis financiera que ha colocado el euro al borde del abismo, la Comisión dijo que desea incrementar el control transfronterizo de los bancos, regentados ahora por los reguladores nacionales y con normas diferentes.

Parte integral del diseño sería el fondo permanente de rescate de la eurozona, encargado de financiar los rescates bancarios. Ello protegería a los gobiernos individualmente y evitaría que sus finanzas públicas fueran abrumadas por el costo de un rescate bancario.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo que el fondo podría rescatar mejor a los bancos en apuros sobrepasando las fronteras en caso de necesidad. En el futuro, "su estructura podría incluir una unión bancaria con una supervisión financiera integrada y un solo plan de garantía de depósitos.

"La recapitalización por parte del Fondo Europeo de Rescate podría ser una de las posibilidades", dijo la Comisión en su informe.

Además, la comisión formuló recomendaciones específicas a las naciones aquejadas por la crisis financiera para que regenten sus presupuestos nacionales y reduzcan tanto el gasto público como la deuda soberana.

El comisionado de la Unión Europea, Olli Rehn, dijo que el gobierno español debería recibir esa prórroga solamente si puede controlar de manera efectiva el casto excesivo de las regiones autonómicas y presenta "un sólido presupuesto bianual para el 2013 y el 2014".

Es ese caso, "estamos dispuestos a considerar proponer una prórroga del plazo por un año para corregir el exceso del déficit", dijo Rehn.

La comisión pidió además a los 17 países de la eurozona que colaboren en la creación de un "sistema bancario" para supervisar y manejar mejor las crisis del sector.

La Comisión Europea insistió que desea aumentar la gerencia de la actividad bancaria transfronteriza y el reparto de cargas ante los síntomas continentales de falta de cooperación.

Los líderes europeos considerarán las recomendaciones de la Comisión antes de emitir un fallo en su reunión cimera de junio.