La protesta de la provincia peruana de Espinar contra la minera suiza Xstrata se trasladó hoy a la ciudad de Cuzco, donde un grupo de estudiantes tomó las instalaciones de una universidad para dar apoyo a sus demandas, informaron medios locales.

Estudiantes de Espinar llegaron a la sede de la Universidad San Antonio Abad del Cuzco y tomaron sus instalaciones, lo que forzó a sus autoridades a suspender las clases, informaron los medios.

Los jóvenes se unirán más tarde a la marcha que ha sido anunciada hoy en la ciudad del Cuzco, en solidaridad con las organizaciones sociales de Espinar, que rechazan los presuntos daños ambientales producidos por la explotación de cobre en el yacimiento Tintaya, a cargo de Xstrata.

El Gobierno peruano decretó el lunes el estado de excepción en Espinar para recuperar el control en esa provincia, después de que un enfrentamiento entre manifestantes y la policía causó la muerte de dos personas.

Las fuerzas armadas fueron autorizadas a ayudar a la policía en la custodia de locales públicos y privados, así como garantizar el libre tránsito e impedir las reuniones públicas, mientras dure la emergencia.

De otro lado, la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) invocó hoy a las partes a tener un "diálogo transparente, como único camino para construir la paz en nuestro país", en un comunicado.

Además, convocó a las autoridades, a las fuerzas del orden, a los dirigentes y las comunidades, "a preservar el orden social, sin ceder a la grave tentación de la violencia".