El secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, afirmó hoy que tiene "bastante confianza" en que se pueda organizar la Copa de las Confederaciones Brasil 2013 en seis ciudades.

La decisión final se anunciará el próximo noviembre, mes en el que se prevé iniciar la venta de entradas para el torneo que tiene lugar un año antes del Mundial, según dijo Valcke en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

Las ciudades que están garantizadas son Brasilia, Río de Janeiro, Fortaleza y Belo Horizonte, mientras que Recife y Salvador todavía están en duda por la evolución de las obras.

El ministro del Deporte de Brasil, Aldo Rebelo, aseguró que "no hay motivos" para dudar de ninguna de las ciudades y garantizó que las obras se entregarán a tiempo.

La FIFA anunció hoy el programa de partidos del torneo, que comenzará en Brasilia el 15 de junio de 2013 y en el que jugará Brasil, cabeza del grupo A.

Brasil jugará además en Fortaleza y Salvador. El resto de selecciones tendrán que esperar al sorteo, que aún no tiene fecha.

Además del anfitrión están clasificadas España, en calidad de campeona del mundo, Uruguay, México y Japón, mientras que aún no se han definido los representantes de Europa, Oceanía y África.

El cabeza de serie del grupo B jugará en Recife, Río de Janeiro y Fortaleza, aunque Valcke aseguró que aún no se ha decidido si esa plaza se reservará a España, como se hizo en ediciones anteriores de la Copa de las Confederaciones.

Todas las sedes recibirán tres partidos menos Brasilia, que solo recibirá el partido inaugural, que se jugará a las 16.00 hora local (19.00 GMT) del 15 de junio.

El estadio Maracaná, de Río de Janeiro, albergará la final, como fue anunciado, el 30 de junio a las 19.00 horas (22.00 GMT).

El exjugador brasileño Bebeto, miembro del comité organizador local, resaltó la importancia de la Copa de las Confederaciones para la preparación de las selecciones de cara al Mundial.

"Tuve la felicidad de ganar la Copa de las Confederaciones, significó mucho porque fue el inicio de muchas conquistas", dijo Bebeto recordando el Mundial de 1994.

Bebeto afirmó que para Brasil será "importante" porque la selección no juega las eliminatorias por ser el organizador.