La Comisión Europea ha instado hoy a España a corregir urgentemente los graves desequilibrios macroeconómicos que registra, como la deuda y los problemas del sector financiero, aunque ha determinado que éstos no son excesivos,

"España y Chipre tienen "desequilibrios muy graves que tienen que ser abordados de manera urgente", señaló el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn, en la rueda de prensa en la que presentó las recomendaciones específicas por países y el análisis en profundidad de las distorsiones de doce Estados miembros de la UE.

En el caso de España, sobre todo la evolución de los datos macroeconómicos, especialmente relacionada con el elevado nivel de la deuda del sector privado, la posición negativa de en el exterior y el sector financiero, que se ha visto afectado por los problemas del sector inmobiliario, indica la Comisión.

El Ejecutivo comunitario determinó en febrero pasado cuando publicó el primer informe sobre el mecanismo de alerta para desequilibrios económicos que hace falta un análisis en profundidad de las distorsiones en España y otros once países.

Para ello se basó en diez indicadores y España "suspendió" en seis de ellos: la balanza por cuenta corriente, la posición neta de inversión internacional, la cuota de mercado de las exportaciones, la deuda pública, la deuda del sector privado y el desempleo.

Estos desequilibrios requieren un seguimiento de cerca y una política económica que preste atención inmediata a cualquier efecto adverso para el funcionamiento de la unión económica y monetaria, señala la Comisión Europea.

Si España no corrige los desequilibrios en la fase preventiva del proceso, la Comisión puede recomendar la apertura de un Procedimiento por Desequilibrio Excesivo.

En última instancia, la Comisión puede pedir un depósito generador de intereses que, en una segunda fase, puede convertirse en una multa de hasta el 0,1 % del PIB, lo que equivaldría en el caso de España a unos 1.000 millones de euros.