Un juez decidió el miércoles el juicio contra un grupo de acusados por terrorismo e intentar asesinar al presidente Evo Morales se traslade a Santa Cruz, debido a que en esa localidad se encuentran al menos siete de los procesados que se excusaron de asistir a la audiencia argumentando problemas de salud.

El juez Claudio Torres señaló que a causa de las ausencias por enfermedad, el juicio deberá iniciar el 23 de julio en la ciudad de Santa Cruz, a unos 570 kilómetros al este de La Paz.

En la diligencia estuvieron presentes el húngaro Elod Toaso y el boliviano-croata Mario Tadic, dos de los imputados que guardan prisión desde que el 16 de abril de 2009 la policía incursionó en un hotel de la región oriental de Santa Cruz y desarticuló un supuesto grupo terrorista.

Torres también juramentó en la jornada a los tres "jueces ciudadanos", que hacen las veces de jurado en los procesos penales bolivianos.

De los 39 acusados a la audiencia asistieron 15, otros siete estuvieron ausentes por problemas de salud, los 17 restantes fueron declarados en rebeldía por sus ausencias sin justificación.

En la acción de la que se desprende el proceso murieron el boliviano-húngaro Eduardo Rozsa; el irlandés Michael Dwyer y el húngaro Arpad Magyarosi. Toaso y Tadic sobrevivieron y fueron detenidos.

El gobierno los acusó de organizarse para atentar contra la vida del presidente, financiados por supuestas logias o "grupos separatistas" de Santa Cruz.

Rózsa presuntamente encabezaba la organización de mercenarios extranjeros financiados desde Bolivia para realizar acciones terroristas y secesionistas destinadas a desestabilizar al gobierno de Morales.