Japón le ordenó al embajador de Siria que abandone el país, como protesta por la violencia contra civiles en el país árabe.

El canciller japonés, Koichiro Genba, dijo que la orden fue emitida el miércoles.

Más de 100 residentes en una aldea en el centro de Siria fueron masacrados la semana pasada, lo que motivó que naciones occidentales expulsasen a los diplomáticos sirios en una acción coordinada de protesta. Sobrevivientes dijeron que la masacre fue cometida mayormente por pistoleros partidarios del gobierno de Bashar Assad.

Japón continuará teniendo relaciones diplomáticas con Siria pese a la expulsión.