Un grupo narcotraficante — en un hecho insólito — lanzó desde una avioneta miles de panfletos sobre la ciudad de Culiacán para acusar al gobernador del estado de Sinaloa de recibir órdenes del jefe narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán, dijeron el miércoles las autoridades.

Diversos grupos narcotraficantes en México han difundido videos en YouTube y colgado mantas en puentes para dar a conocer sus posiciones, en tanto que en fecha reciente han tirado numerosos cadáveres en caminos para intimidar a sus rivales o difundir mensajes amenazantes.

Sin embargo, de confirmarse, el incidente ocurrido el martes en Culiacán, capital de Sinaloa, en el noroeste de México, sería la primera vez en la historia reciente que narcotraficantes lanzan panfletos desde el aire.

También podría representar una intensificación de la guerra a nivel nacional y de escala militar que libran el cártel de Sinaloa y el grupo de los Zetas, al que caracteriza una extrema violencia.

"Creo que ésos los tiraron muy temprano de una avioneta, seguramente ellos tienen información que por tierra ya es difícil hacerlo", dijo el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, al que se conoce con el apodo de "Malova".

Aunque de vez en cuando los carteles de las drogas han distribuido en algunas localidades un número reducido de textos burdos hechos en fotocopiadora, Raúl Benítez, experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que era la primera vez que tenía conocimiento de que se hubieran difundido numerosos panfletos, pero mucho menos que se hubieran lanzado desde el aire.

"No recuerdo que algún cartel haya empleado un avioneta para eso, pero tampoco que hayan distribuido papeles así haciéndose publicidad en mercados", señaló Benítez.

Los panfletos constituían de una sola página impresa con computadora y no llevaban firma, pero en ellos se manifestaba el enojo por el asesinato en prisión de un individuo arrestado en fecha reciente y enviado a una cárcel supuestamente dominada por el cártel de Sinaloa.

El sospechoso, quien había sido identificado como miembro del cártel de los Beltrán Leyva, fue asesinado por otro presidiario hace tres días.

En uno de los volantes se afirmaba que el gobernador, por órdenes del Chapo Guzmán, solicitó a la Procuraduría General de la República el envío de Javier Avilez Araujo a la penitenciaría estatal para que fuera torturado y asesinado.

En el texto, el autor o autores del mismo exigieron que no se mate a gente atada que no puede defenderse, tal como lo hace El Chapo.

El grupo señaló que de no haber sido por la ayuda de Malova al Chapo, ya habrían terminado con su gente.

El gobernador rechazó que tenga vínculos con El Chapo Guzmán. "Quiero decirles que es un personaje que ni siquiera conozco, que jamás he tenido una comunicación con él y que jamás he recibido una orden (del mismo)", dijo López Valdez.

El tenor del texto deja entrever que quizá lo escribieron los Zetas, que han lanzado ataques de represalia en baluartes del cártel de Sinaloa, tras el ingreso de pistoleros de esta organización y los aliados de los mismos en territorios de los Zetas en los estados de Veracruz y Tamaulipas, en el Golfo de México.