El jefe de Gabinete de Argentina, Juan Manuel Abal Medina, criticó hoy la "obsesión compulsiva" por los dólares que hay en parte de la sociedad y defendió las medidas para "desdolarizar" la economía impulsadas por el Gobierno de Cristina Fernández.

"La moneda de Argentina es el peso y no el dólar. (...) Creo que es una política central, no de este Gobierno, sino del conjunto de Argentina de proponernos y llevar adelante un claro proceso de desdolarización de nuestra economía", dijo al comparecer hoy ante el Senado.

En momentos en que el Fisco ha incrementado las restricciones a la compra de divisas extranjeras, Abal Medina afirmó que "por cuestiones culturales" un "sector de Argentina" tiene una "manía, una obsesión compulsiva" de "pensar todo en dólares".

El Fisco comenzó a imponer restricciones a las compras de dólares en noviembre pasado y en los últimos días las incrementó, con nuevas regulaciones para quienes quieren adquirir divisas estadounidenses para viajar o cancelar créditos hipotecarios.

Las nuevas normas restringieron en la práctica el acceso de muchos inversores al mercado cambiario formal, lo que hizo resurgir los circuitos informales de compraventa de divisas, donde hay que pagar, según medios locales, unos 5,90 pesos para hacerse con un dólar, cuando el precio en bancos y casas de cambios es de 4,49 pesos.

"Cuando alguien vende un inmueble, ¿en qué pagó el salario de los obreros, el cemento, los impuestos? ¿En dólares? No, en pesos. Entonces, ¿por qué razón para una casa que está aquí vamos a usar la moneda que se usa para pagarla en Miami, Nueva York o Chicago?", preguntó el jefe de Gabinete.

Abal Medina afirmó que existe un "problema cultural" que queda evidenciado en que "Argentina es el segundo país del mundo con más circulación de billetes" de la moneda estadounidense, "con más de 1.300 dólares por habitante".

"Es muy importante que los argentinos de una buena vez y para siempre seamos más normales, como el resto de los países del mundo, y que usemos el dólar para el intercambio con el exterior y que para el resto podamos trabajar en pesos", consideró.