El gobernador del departamento boliviano de La Paz, el oficialista César Cocarico, amenazó hoy con ahorcar a quienes se oponen y hacen "guerra sucia" al presidente Evo Morales, que estaba presente en el acto.

Cocarico, de origen aimara como Morales, lanzó la amenaza en la celebración del aniversario del pueblo de Viacha, a 35 kilómetros de La Paz, ante campesinos e indígenas.

"A pesar de que algunos políticos como (el centrista) Samuel Doria Medina o algunas organizaciones sociales han dicho que van a colgar (a Morales) como a Gualberto Villarroel (expresidente linchado en 1946), lo único que está haciendo ese político es darnos la idea de colgarlo a él", dijo el gobernador.

"Nosotros no vamos a colgar a nuestro líder, a quien encabeza el proceso de cambio, sino vamos colgarlos a todos aquellos que se oponen a nuestro proceso de cambio y que hacen guerra sucia a nuestro presidente. A ellos sí vamos a colgarlos", agregó, entre aplausos de los seguidores de Morales.

El empresario Doria Medina, líder de la centrista y minoritaria Unidad Nacional (UN), que posee una fabrica de cemento en Viacha, ha sido acusado por oficialistas de desear que cuelguen al mandatario.

Doria Medina ha rechazado las denuncias y ha explicado que cuando habló del tema solo comentó que lo escuchó de un dirigente de El Alto, ciudad aledaña a La Paz, de mayoría aimara, donde son casi cotidianos los linchamientos.

Morales aludió varias veces en los últimos meses a que en 1946 una turba tomó el Palacio de Gobierno para linchar al entonces presidente Villarroel, y acusa a grupos indígenas críticos de su Gobierno de querer hacer lo mismo con él.