El volcán Nevado del Ruiz, causante en 1985 de la tragedia de Armero, se mantiene hoy en alerta naranja y bajo una "inestabilidad importante", aunque ha reducido su emisión de ceniza respecto al martes, cuando se creó una gran alarma en la región colombiana del Eje Cafetero.

La coordinadora técnica del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales (OVSM), perteneciente al Servicio Geológico Colombiano (SGC), Gloria Patricia Cortés, confirmó a Efe que "la señal sísmica asociada a la emisión de ceniza se mantiene" en este nevado.

Manizales es la capital del departamento de Caldas, es una de las tres ciudades que se encuentran en el Eje Cafetero y la más cercana al Nevado del Ruiz.

Según Cortés, se ha reducido la emisión y hoy es más fino el material que desprende el volcán, que se dirige en dirección oeste a causa del viento, por lo que ha ceniza se está depositando en otros municipios y no tanto en la ciudad de Manizales, tal y como ocurrió ayer.

Aún así, la ceniza "sigue saliendo como a borbollones" por el principal cráter del volcán.

Los vientos dispersaron el material hacia zonas de los departamentos vecinos de Risaralda y Valle del Cauca, desde los que se reportó caída de ceniza en una treintena de centros urbanos.

A pesar de esa reducción de emisiones, el OVSM mantiene invariable la alerta naranja, que significa "erupción probable en término de días o semanas", según ese organismo.

La coordinación de las tareas de alerta está en manos de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), que depende de la Presidencia de Colombia.

Los habitantes de esas zonas volvieron hoy a hacer uso de tapabocas para evitar enfermedades respiratorias por recomendación de la UNGRD, que también sugirió a la población mantenerse en sus domicilios, utilizar gafas de seguridad, aislarse de fuentes de filtración de ceniza y estar atentos a los informes de los comités locales y regionales de prevención y atención de emergencias.

El Ruiz, que hace parte del Parque Nacional Natural de los Nevados y con una altitud de 5.364 metros sobre el nivel del mar, causó en noviembre de 1985 la peor tragedia natural en la historia de Colombia.

Una erupción y un deshielo dieron origen entonces a una avalancha que arrasó con la población de Armero, en el departamento del Tolima, y causó la muerte a más de 25.000 personas.

Además de la observación del volcán, los organismos de socorro están pendientes de los ríos Lagunilla, Gualí, Recio, Azufrado y Chinchiná, que nacen en los alrededores de la cumbre volcánica.