El Internacional brasileño y el Sao Paulo llegaron hoy un acuerdo por Oscar, que se queda en el club de Porto Alegre después del pago de 15 millones de reales (unos 7,5 millones de dólares), con el que se cierra una pelea de 30 meses en los tribunales.

El importe será pagado en conjunto por el Inter y el futbolista y supone la transferencia más alta que se ha realizado entre dos clubes brasileños, según un comunicado emitido por el Sao Paulo.

La disputa por el jugador de 20 años se remonta a diciembre de 2009, cuando dejó el Sao Paulo mediante una demanda laboral por atrasos en el pago de su salario.

Después de que el club paulista presentase un recurso, Oscar pasó un mes sin jugar entre los pasados marzo y abril por una decisión del Tribunal del Trabajo de Sao Paulo.

El Tribunal Superior del Trabajo, máxima instancia laboral del país, le concedió un hábeas corpus el pasado 26 de abril que le permitió volver a las canchas.

Oscar fue uno de los integrantes de la selección brasileña que se proclamó campeona del mundo sub'20 en 2011 en Colombia y actualmente se encuentra concentrado con el equipo principal de la Canarinha para una serie de amistosos en Estados Unidos.