El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo hoy que los graves problemas que sufre en este momento la economía española se deben a la caída de la confianza, así como a la crisis de la nacionalización de Bankia.

"El principal problema que tiene en este momento la economía española es la caída en todos los indicadores de confianza en los últimos meses, agravada en las últimas semanas coincidiendo con la gestión de la última crisis bancaria", afirmó Fernández Ordóñez en una comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado.

El gobernador se refería a la crisis de Bankia, recientemente nacionalizado y que el viernes pasado pidió al Estado una ayuda pública de 19.000 millones de euros, que se sumarán a los 4.465 ya inyectados, para completar su saneamiento, en lo que supone el rescate más caro de la historia financiera de España.

Fernández Ordóñez denunció "una campaña de desprestigio" contra el organismo supervisor, a quien se ha acusado de que "no ha sabido supervisar" o "no ha entendido" la situación, lamentó el gobernador después ante los medios de comunicación.

Consideró que el Banco de España debería dar su versión en el Congreso de los Diputados -como ha pedido la oposición- pero dijo entender que ahora no sea el momento si así lo ha decidido el Gobierno, con su mayoría parlamentaria.

En su opinión, en este momento el Gobierno atraviesa un momento "delicadísimo", con la prima de riesgo disparada.

La prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, rebasaba a mediodía de hoy los 535 puntos básicos, una cifra récord, por la caída de la rentabilidad del bono germano, la cota más alta desde la creación del euro.

Esa espiral alcista fue atribuida por el ministro de Economía español, Luis de Guindos, a las dudas sobre el futuro político en Grecia.

El gobernador anunció este martes que abandonará su cargo el próximo 10 de junio, un mes antes de finalizar su mandato.