El ex asesor principal de medios de comunicación del primer ministro David Cameron fue detenido el miércoles bajo sospecha de perjurio en el juicio a un ex legislador escocés, el caso más reciente vinculado a acusaciones de actividad ilegal por periódicos sensacionalistas británicos.

Andy Coulson, de 44 años, fue detenido por la policía escocesa en su casa en Londres debido a una acusación relacionada con evidencia que dio en un caso de alto perfil en el Tribunal Supremo de Glasgow en 2010, cuando el político Tommy Sheridan fue declarado culpable de dar una versión falsa.

Sheridan había ganado una demanda contra el ahora difunto tabloide News of The World por la afirmación de éste de que él estaba involucrado en un escándalo de sexo y drogas, pero posteriormente fue encarcelado tres años después que un jurado en el juicio de 2010 falló que había cometido perjurio cuando demandó al periódico.

Coulson era director del tabloide en el momento en que se publicaron historias sobre Sheridan, y trabajaba como director de comunicaciones de Cameron cuando proporcionó evidencia en el juicio.

El ex director del tabloide renunció a su puesto en el News of The World en 2007 después que un reportero y un investigador privado fueron encarcelados por cargos de espionaje telefónico, pero ese mismo año fue nombrado director de comunicaciones de Cameron, en aquel entonces jefe de la oposición en Gran Bretaña.

Renunció en enero de 2011 en medio de un escándalo por las nuevas revelaciones sobre la amplitud del espionaje telefónico en el periódico que solía dirigir.

Cameron ha insistido que hizo bien al ofrecerle a Coulson una "segunda oportunidad", pero el arresto del asesor el año pasado a manos de la policía londinense que investiga el espionaje telefónico y su detención por la policía escocesa han generado nuevas interrogantes en torno al buen juicio del líder británico.

Los vínculos del primer ministro con Coulson y con Rebekah Brooks, una ex directora ejecutiva de la empresa News International del magnate Rupert Murdoch, han llevado el escándalo de espionaje del tabloide hasta su puerta.

La policía escocesa dijo que Coulson sería trasladado a Escocia para ser interrogado, pero aún no ha sido arrestado formalmente. En Escocia, que utiliza un sistema legal distinto del resto de Gran Bretaña, la policía puede detener a un sospechoso para que responda preguntas antes de ser arrestado.