Demi Moore y Ashton Kutcher, que anunciaron sus planes de divorcio en noviembre, mantienen una relación de respeto y amistad, pero no se han reconciliado a pesar de los rumores desatados por una reciente aparición pública de ambos, informó hoy la edición digital de la revista People.

La pareja de actores se reunió el pasado jueves en el hotel Intercontinental de Los Ángeles para celebrar el cumpleaños del instructor de la Cábala Yehuda Berg.

"Mantuvieron una actitud amistosa", dijo un testigo a la publicación, que añadió que cada uno llegó por separado al evento.

"Ashton se levantó en un momento dado para llevarle un café a Demi y durante la ceremonia se dirigieron algunas sonrisas el uno al otro. Parecían llevarse bien y estar cómodos", añadió.

Otra fuente consultada por la revista afirma que no hay planes para una reconciliación.

"La familia se encuentra en una buena situación ahora mismo, pero Ashton y Demi no van a volver al lugar que dejaron", afirmó dicha fuente. "Ashton siempre será parte de sus vidas, especialmente en cuanto a la relación con las hijas de Demi", agregó.

Esa persona explicó que Kutcher "siempre apoyará" a su ex, si bien el actor es consciente de que la relación "ha evolucionado y continuará haciéndolo".

"Hay demasiados problemas como para retomar la relación", sostuvo.

En marzo Moore concluyó un tratamiento tras haber sido ingresada en enero en un hospital por "abuso de sustancias". El representante de Moore aseguró en un comunicado que el problema de la actriz era el "cansancio".

La pareja se casó en septiembre de 2005 aunque los rumores sobre su ruptura siempre les han rodeado, especialmente en los últimos meses antes de la ruptura, a raíz de unas supuestas infidelidades del protagonista de la serie "Two and a Half Men" en septiembre del año pasado.