La temporada de huracanes del Atlántico comienza el 1 de junio con pronósticos de que será menos activa en comparación con años anteriores, pero aún así expertos advierten de la posible formación de entre 9 y 15 tormentas tropicales, de las que entre 4 y 8 se transformarían en ciclones.

El pronóstico rige para Estados Unidos, el Caribe, Centroamérica y México, que deben estar preparados para afrontar cualquier sistema tropical que amenace con embestirlos durante los seis meses de la temporada que culmina el 30 de noviembre.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA, por su sigla en inglés) pronostica una "temporada menos activa con relación a años recientes", sin embargo, alerta que "es vital que todo aquel que viva o se encuentre de vacaciones en zonas de huracanes esté preparado".

Esa agencia gubernamental vaticina que del total de huracanes que se formarían, entre 1 y 3 alcanzarán las categorías 3, 4 y 5, las mayores en la escala de intensidad Saffir-Simpson de un máximo de 5.

Los meteorólogos calificaron la temporada de este año como "cerca de lo normal".

En una promedio se forman 12 tormentas y 6 huracanes, de los cuales 3 alcanzan las categorías mayores.

A pesar de que la temporada comienza el próximo viernes, ya se han formado dos tormentas: "Albert" el 19 de mayo y "Beryl" el pasado fin de semana.

"Beryl" se abatió el domingo sobre el noreste del estado de Florida (EE.UU.) con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora y dejó al menos 200.000 usuarios sin electricidad.

Los meteorólogos dijeron que es la primera vez que una tormenta con esa intensidad toca tierra en mayo, en Estados Unidos.

Los factores que limitarán el desarrollo de huracanes este año son los vientos cortantes que inhiben la formación de los ciclones y un descenso en la temperatura de la superficie del mar en el este del Atlántico.

El "combustible" de los ciclones son las cálidas aguas del océano.

Otro factor es la corriente de "El Niño" que cuando aparece propicia un descenso de la actividad ciclónica en el Atlántico.

El fenómeno consiste en un calentamiento atípico de las aguas del océano Pacífico y su presencia debilita o impide el desarrollo de los huracanes.

Gerry Bell, meteorólogo principal del Centro de Pronóstico de la NOAA, dijo que "si 'El Niño' se forma a finales del verano o a inicios de otoño, las condiciones podrían ser menos favorables para la formación de huracanes en los meses pico (agosto-octubre) de la temporada".

Sin embargo, la NOAA hizo énfasis en recordar que este año se cumple el vigésimo aniversario del paso del devastador huracán "Andrew", que arrasó el sur del estado de Florida como categoría 5, el 24 de agosto de 1992, y fue la primera tormenta de una temporada en la que se formaron sólo seis sistemas tropicales.

Eso es un indicativo de que las personas deben tomar precauciones independientemente de los vaticinios emitidos.

"No utilice el pronóstico estacional para decidir si tiene que prepararse o no. Estos pronósticos no le dicen dónde un huracán tocará tierra. Un sólo huracán que llegue a su comunidad ya hace que ese año sea uno malo para usted", dijo la meteoróloga Gladys Rubio del Centro Nacional de Huracanes (CNH), de Miami.

En una serie de vídeos del CNH sobre los preparativos ante los huracanes, Rubio subrayó: "Usted tiene que poner de su parte y prepararse para la temporada ciclónica".

Recalcó que todas las comunidades costeras desde "Canadá y Estados Unidos, el Golfo de México y las islas del Caribe son vulnerables a las tormentas tropicales".

Entre las novedades de este año del CNH, figuran cambios en la velocidad de los vientos sólo para las categorías 3, 4 y 5 de la escala Saffir-Simpson.

Ahora un huracán de categoría 3 tendrá vientos máximos sostenidos de entre 178 y 208 kilómetros por hora; los de un ciclón 4 serán entre 209 y 251 kilómetros por hora y la máxima categoría de 5 más de 252 kilómetros por hora.

El CNH también tendrá un nuevo director, Rick Knabb, que ejercerá el cargo a partir del 4 de junio en sustitución de Bill Read quien se retira.

Los nombres de las tormentas este año son: Albert, Beryl, Chris, Debby, Ernesto, Florence, Gordon, Helene, Isaac, Joyce, Kirk, Leslie, Michael, Nadine, Oscar, Patty, Rafael, Sandy, Tony, Valerie y William.