El seleccionador de Chile, Claudio Borghi, admitió hoy que aún no ha definido el once inicial de la Roja para el partido del próximo sábado contra Bolivia, en La Paz, pero adelantó que tiene listo el medio campo y que es "de excepción".

De no haber inconvenientes de última hora ese medio campo lo integrarán "Arturo Vidal, Gary Medel, Marcelo Díaz y Eugenio Mena", dijo Borghi en una comparecencia ante los periodistas en Calama (norte), donde la plantilla chilena está concentrada desde el pasado lunes.

Borghi elogió especialmente a Marcelo Díaz, destacando que el volante de la Universidad de Chile "tiene manejo de tiempos y cambio de frente".

"Es muy útil", remarcó.

Elogió además la "madurez" de Gary Medel, destacando que el jugador del Sevilla español "ha tenido un gran cambio personal. Está más pensante y no se enoja tanto. Habla más con los compañeros".

"Creemos que los partidos los ganamos o perdemos en el medio campo y hoy tenemos uno de excepción", afirmó el 'Bichi' Borghi, que, además, descartó al defensa Pablo Contreras como titular ante Bolivia, pese a la recuperación que ha mostrado en los últimos días de una lesión muscular que lo afecta.

Según el técnico argentino de la selección chilena, el experimentado jugador del Colo Colo sí podría jugar frente a Venezuela, a la que la Roja debe visitar el 9 de junio, en la siguiente jornada de las eliminatorias mundialistas.

"No podemos confirmar el equipo aún. A la tarde haremos fútbol y Pablo Contreras tiene opciones sólo para el duelo ante Venezuela en una titularidad", aseveró Borghi, abriendo la puerta de la titularidad en La Paz al central de la U de Chile José Rojas, que aunque llegó algo golpeado a la selección se ha recuperado bien.

El excampeón mundial en México'86 con la selección Argentina precisó que la práctica vespertina, en la que según la prensa local definirá la formación titular, durará "40 ó 45 minutos" y que así tendrá "un panorama más claro de quiénes juegan (en La Paz)".

Borghi reiteró que en los partidos con Bolivia y Venezuela manifestó "se juegan cosas importantes. Sabemos que ganar de visita es muy importante. No es una obligación, pero sí un deseo".

Los medios chilenos recuerdan a diario que en las dos eliminatorias anteriores, para los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, Chile ganó a domicilio a sus próximos rivales, lo que algunos analistas han interpretado como una presión para la Roja de Borghi, que en las cuatro jornadas ya disputadas sumó seis puntos y está en el quinto lugar de la clasificación.

"La presión de ganar siempre está. Hoy no estamos con la calculadora, pero sabemos que ganar los puntos de visitante es muy importante", insistió Borghi.