Un nuevo terremoto de 5,3 grados en la escala Richter sacudió sobre las 13.00 hora local (11:00 GMT) la región de Emilia Romagna (en el norte de Italia), en la que unas horas antes se había producido otro seísmo de 5,8 grados y que por el momento ha causado al menos nueve muertos.