El presidente del Consejo de Coordinación Nacional Sirio (CCNS), principal grupo de la oposición interna en ese país, Hasan Abdelazim, instó hoy al mediador internacional, Kofi Annan, a que presione al régimen sirio para que detenga la violencia.

Tras entrevistarse con Annan, que se encuentra de visita en Damasco, Abdelazim declaró a los periodistas que pidió al enviado de la ONU que trabaje para que el presidente sirio, Bachar al Asad, "retire la artillería, cese la violencia, libere a los prisioneros y proteja a los civiles".

"Hemos reclamado también que presione a las autoridades para que entreguen los cadáveres y faciliten la hospitalización de los heridos", agregó.

En la reunión que Annan mantuvo hoy previamente con Al Asad le instó a poner fin a la violencia y a liberar a los detenidos como primer paso para detener el conflicto que sufre el país árabe.

Según informó su portavoz en un comunicado difundido desde Damasco, el enviado especial se reunió con Al Asad para "expresarle la seria preocupación de la comunidad internacional por la violencia en Siria, en particular a la luz de los recientes eventos en (la localidad de) Al Hula".

La ONU denunció hoy que familias enteras fueron ejecutadas en la matanza perpetrada en Al Hula, donde murieron 108 civiles.

Por ello, el CCNS pidió hoy a Annan que aumente el número de observadores internacionales, cuyo número se sitúa ahora en torno a los 300, "de forma que puedan cubrir todas las ciudades"

"El fracaso de este plan significaría que la región entera explote", dijo Abdelazim, quien también lanzó un llamamiento a que "la oposición interna y externa se una, porque esta es una demanda popular y es una vergüenza no hacerlo".