Sudán retiró a su ejército de la disputada región fronteriza de Abyei, donde hay ricos yacimientos petrolíferos y la cual reclama el vecino Sudán del Sur, y se la entregó a las fuerzas de la ONU, informó el martes una agencia de noticias semioficial.

El Centro de Medios de Sudán citó a Al-Khair al-Faheem Mekki, copresidente del comité que supervisó el traspaso, diciendo que soldados de Etiopía llenarán el vacío y se encargarán de la seguridad.

La decisión de retirar al ejército de Abyei sucede el mismo día que autoridades sudanesas planeaban reunirse con sus contrapartes sursudanesas en Adís Abeba, la capital etíope.

Las negociaciones se dan luego de una escalada en los enfrentamientos entre ambas partes en abril.

El portavoz militar sudanés Sawarme Khalid Saad dijo a los reporteros que el nuevo despliegue ayudará a las negociaciones con Sudán del Sur.

En un comunicado emitido el lunes por la noche, Saad negó los reportes de que el ejército sudanés hubiese atacado la disputada frontera entre el norte y el sur ese día temprano.

"No tenemos nada que ver con lo que sucede en el Sur", dijo Saad. "El ejército no ha cruzado las fronteras internacionales".

Philip Aguer, el portavoz militar de Sudán del Sur, dijo que los estados sursudaneses de Bahr-el-Ghazal del Oeste, Bahr-el-Ghazal del Norte y Unity sufrieron tres días de bombardeos sudaneses.

Los dos países están a punto de reanudar difíciles negociaciones en temas que quedaron pendientes tras el acuerdo de paz de 2005 que derivó en la división de Sudán y en la formación de Sudán del Sur como una nación independiente en julio de 2011 después de más de dos décadas de guerra civil.