Ante el temor de ser desalojados de un terreno, más de una docena de personas se enterró en la tierra dejando solo su cabeza y hombros en la superficie en una barriada del norte de Colombia.

La protesta, en una modalidad que ya sido utilizada en el pasado por moradores de las afueras de Bogotá, comenzó el lunes en Aguachica, un municipio del departamento de Cesar y a unos 420 kilómetros al norte de la capital colombiana.

Los manifestantes se turnan en su protesta, saliendo unos y entrando otros en los hoyos cavados en la tierra y el martes cerca del mediodía eran cinco mujeres y 12 hombres adultos los que estaban "enterrados", dijo el martes Heriberto Gutiérrez Ortiz, de 62 años y el presidente de la junta comunal de El Oasis, la barriada que teme ser desalojada de terrenos de 1,8 hectáreas de extensión.

Gutiérrez, en entrevista telefónica desde la barriada, dijo que hace ocho meses invadieron esos terrenos baldíos porque no tienen casas o tierras dónde vivir y ni el gobierno municipal, departamental o nacional les ayuda a construir viviendas o les da lotes.

"Nos enterramos porque no estamos dispuestos a dejarnos a desalojar. Nosotros somos invasores, pero sabemos que estos terrenos tenían 20 años de estar desocupados", indicó Gutiérrez. Dijo que algunas de las familias son desplazadas por el conflicto bélico interno, pero otras son simples trabajadores y campesinos que carecen de vivienda.

En el lote están unas 200 familias, aseguró Gutiérrez, aunque la Alcaldía de Aguachica dijo que eran unos 90 los grupos familiares en el sitio y que no existe una orden de desalojo.

"No es cierto" el desalojo y "en ningún momento la policía ha llegado hasta los predios" para sacar a las familias, aseguró el martes Ramón de Jesús Ramos, alcalde encargado de Aguachica, una localidad de unos 110.000 habitantes dedicados al cultivo de algodón, producción de leche y carne y con una temperatura de unos 28 a 32 grados centígrados.

Ya en la zona están cuatro médicos y cuatro enfermeras, aseguró.

Dijo que en la víspera se propagaron "comentarios informales" o rumores de que podría haber el desalojo.

En todo caso, aseguró el alcalde en entrevista telefónica, ya su despacho está contactando a los distintos propietarios privados de los terrenos "para llegar a un acuerdo para que haya una negociación económica y salir de toda esta problemática que tenemos".

Pedro Solano, personero municipal y de derechos humanos en Aguachica, dijo telefónicamente que visitó en la jornada la zona de la protesta y destacó que lo único que piden los manifestantes es permanecer en los terrenos.

"El hueco donde (está cada manifestante) no es tan hondo... (están en) posición de sentados. La mayoría son personas campesinos de diferentes familias", describió.

"Estas personas que se enterraron se turnan... cuando sienten que están muy cansados", aseguró.

En el 2006 en la barriada de Bosa, al sur de Bogotá, también hubo una protesta similar con al menos una decena de personas enterrándose en la tierra con la cabeza en la superficie también por temor a ser desalojados, en una protesta que culminó paficamente tras negociaciones con la alcaldía.