La periodista del diario británico "The Guardian" Amelia Hill, sospechosa de haber filtrado información delicada sobre el caso de las escuchas del "News Of The World", no será acusada, informó hoy la Fiscalía de Estado británico.

Una portavoz de esa Fiscalía (Crown Prosecution Service, CPS en inglés) también decidió no acusar formalmente a un agente de policía que trabajaba en la llamada "Operación Weeting" de Scotland Yard por haber relevado supuestamente datos relacionados con esa pesquisa sin contar con autorización.

La "Opeacion Weeting" investiga los pinchazos ilegales cometidos durante años de forma rutinaria por trabajadores del clausurado dominical "News Of The World", propiedad del magnate de la prensa Rupert Murdoch.

Ese agente fue suspendido de sus actividades después de haber sido detenido en agosto de 2011 por agentes del cuerpo policial encargado de que se cumplan los estándares profesionales de la policía.

Sin embargo, la Fiscalía señaló que recomendará a las autoridades pertinentes que se planteen adoptar medidas disciplinarias contra el agente por haber infringido supuestamente la Ley de Protección de Datos.

El pasado septiembre la reportera del Guardian fue interrogada por los agentes, que se refieren a la investigación que se centra exclusivamente en lo que son "filtros de información" como "Operación Kilo".

La principal asesora legal de la Fiscalía, Alison Levitt, indicó hoy que diez artículos escritos por Hill "contenían información confidencial derivada de la "Operación Weeting", como los nombres de aquellos que habían sido detenidos".

Levitt consideró que tiene "evidencias suficientes para establecer que el agente de policía reveló esa información a Hill".

No obstante, concluyó que "hay pruebas insuficientes" contra los dos sospechosos como para que sean imputados por "delitos de mala conducta dentro de una oficina pública o por conspiración para cometer mala conducta en una oficina pública".