El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU dijo que los investigadores de la organización concluyeron que había niños entre las 90 personas ejecutadas extrajudicialmente el viernes en el área de Houla en Siria.

Un portavoz del comisionado dijo que observadores de las Naciones Unidas hallaron que menos de 20 personas de las 108 que murieron fue a causa de fuego de artillería.

Rupert Colville dijo a los periodistas en Ginebra que la mayoría de las víctimas fueron ejecutadas sumariamente en dos incidentes aislados.

Colville indicó que las conclusiones de los observadores de la ONU fueron corroboradas por otras fuentes.

Agregó que testigos responsabilizaron a milicianos pro gobiernistas por los ataques.

La matanza ocurrió en el área centro occidental de Houla, provocó una amplia condena internacional contra el régimen del presidente Bashar Assad.