El seleccionado chileno que se prepara para enfrentar el sábado a Bolivia se entrena desde este martes en una localidad situada a 2.400 metros sobre el nivel del mar y con una cámara hiperbárica para soportar los efectos de La Paz.

Al equipo se integraron el lunes el volante Arturo Vidal y el estelar delantero Alexis Sánchez, los últimos en incorporarse, luego de concluir sus participaciones en los torneos de Italia y España. El conjunto viajó la noche del lunes a la ciudad minera de Calama, a 1.560 kilómetros al norte. También en la altitud de Calama se entrenó con éxito Chile en la pasada eliminatoria mundialista.

En las dos anteriores eliminatorias el equipo chileno conquistó triunfos en sus visitas a La Paz.

El equipo apenas llegado a Calama se sometió a una suave práctica con la preparación de algunas jugadas tácticas y también algunos jugadores estuvieron en la cámara hiperbárica que los sometió a la presión similar a la que encontrarán en las altura de La Paz.

Durante su preparación en Santiago los jugadores fueron sometidos igualmente a una cámara hiperbárica en un hospital de la fuerza aérea.

El conjunto se mantendrá hasta el sábado por la mañana en Calama y viajará en un vuelo charter hasta La Paz para enfrentar por la tarde al cuadro local.

Vidal se integró al equipo el lunes tras ser indultado de la sanción que se le aplicó por actitudes antideportivas en noviembre junto a otros cuatro jugadores. Vidal fue el único perdonado. Las disculpas que ofreció y la gran campaña que cumplió con el campeón italiano le valió ser considerado nuevamente en el seleccionado.

Sánchez estuvo el viernes en el partido en que se equipo Barcelona conquistó la Copa del Rey y debiera conformar con Humberto Suazo la alineación titular.

Aunque el técnico Claudio Borghi sugirió que ya tiene en mente la alineación titular del sábado, uno de los problemas que enfrenta es la ubicación de algunos jugadores, como el multifacético Vidal, quien en su club Juventus juega de volante por el medio. Pero Borghi parece tener intenciones de usarlo como un zaguero volante por la derecha para reemplazar al lesionado Mauricio Isla.

Esa posición le permitiría ubicar al volante de Universidad de Chile Marcelo Díaz, cuyo desempeño le valió un contrato con un club suizo.

"Está jugando tan bien que sería un pecado dejarlo fuera", dijo Borghi en declaraciones a una emisora.

Díaz es uno de los baluartes de la campaña de la "U'' que la tiene en semifinal de Copa Libertadores.