Autoridades detuvieron a un lugarteniente de un cartel de narcos sospechoso de participar en una serie de ataques incendiarios contra instalaciones y vehículos de Sabritas, una empresa mexicana de frituras y subsidiaria de PepsiCo.

En cinco ataques realizados entre viernes y sábado, centros de distribución y docenas de vehículos de Sabritas fueron incendiados en los estados de Guanajuato y Michoacán, en lo que expertos y representantes de empresarios ven como el primer hecho criminal coordinado a gran escala contra una compañía multinacional desde que hace cinco años y medios se emprendió una ofensiva armada contra los carteles de las drogas.

En al menos un caso, testigos refirieron a las autoridades que hombres armados y con el rostro cubierto lanzaron bombas incendiarias y prendieron fuego a camiones de la empresa.

Autoridades en el estado central de Guanajuato informaron el lunes que varios sospechosos fueron arrestados por los atentados, incluido un supuesto lugarteniente del cartel de los Caballeros Templarios.

Gerardo Gutiérrez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, dijo el lunes a The Associated Press que fue "un caso aislado" de lo que asemeja situaciones de extorsión de grupos criminales contra pequeñas y medianas empresas y llamó a las autoridades a tomar medidas inmediatas.

"Lo que no podemos permitir es que un caso aislado se generalice", señaló.

Durante un foro hemisférico sobre seguridad, el presidente Felipe Calderón dijo que los carteles de las drogas amenazan el crecimiento y el desarrollo, además de que los calificó como "un obstáculo precisamente para la prosperidad, pues ataca, agrede a empresas, a negocios, a grandes y pequeños comerciantes".

El mandatario, sin embargo, no se refirió específicamente al caso de Sabritas.

Alejandro Hope, un analista en materia de seguridad y ex oficial de la agencia de inteligencia mexicana, dijo a la AP que es el primer ataque de su tipo que recuerde contra una empresa transnacional en México.

"En Ciudad Juárez, prácticamente nunca extorsionaron a las maquiladoras", dijo Hope, en referencia a la localidad norteña fronteriza que ha padecido altos índices de violencia y que tiene una amplia presencia de fábricas ensambladoras conocidas como maquiladoras.

"Hay pocos casos de extorsión y se dirigían más a pequeños comercios. Son blancos más fáciles, y con una empresa industrial uno no sabe a quién extorsionar (porque) desde afuera no está claro quién tiene el cheque, el control de la chequera", añadió.

La empresa estatal Petróleos Mexicanos ha padecido cientos de robos de combustible en ductos, además de que ha sufrido el secuestro de algunos de sus empleados.

En un comunicado divulgado la noche del domingo, PepsiCo informó que cinco de sus centros de distribución fueron dañados, aunque no se registró ninguna víctima o herido.

La empresa señaló que no se ha cuantificado el daño causado.

"Reiteramos que, en línea con nuestro código de conducta, todas nuestras operaciones se realizan en el marco de la normatividad vigente y todas nuestras unidades e instalaciones están dedicadas por completo a llevar a nuestros clientes y consumidores nuestros productos", agregó la empresa.

En Michoacán, bastión de los Caballeros Templarios, circularon correos electrónicos en los que se sugerían que autoridades utilizaban la flota vehícular de Sabritas para recopilar información de inteligencia.

La compañía no respondió a una solicitud de la AP para conocer si la declaración fue en respuesta a supuestos actos de espionaje.

Hope dijo que los ataques no representan necesariamente una nueva etapa en las actividades que realizan los carteles de las drogas, sino que reflejaría más las características de los Caballeros Templarios, un grupo que se muestra con rasgos seudo religiosos y que busca obtener dinero por actividades distintas al tráfico de drogas como la extorsión.

"Los Caballeros Templarios han sido más agresivos en la búsqueda de fuentes alternativas y el uso de extorsión que prácticamente cualquier otro, con la excepción de Los Zetas", añadió el analista.

El cartel de los Zetas es considerado uno de los dos mayores grupos del narcotráfico y fue formado inicialmente por desertores de un grupo militar de élite que operaban al servicio del cartel del Golfo, del cual se escindieron desatando una guerra entre los dos grupos.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino