Los jugadores de la selección chilena "se han aclimatado bien" en Calama, a 2.600 metros de altitud sobre el nivel del mar, dijeron hoy fuentes médicas antes del partido con Bolivia, en La Paz, el próximo sábado, por las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Brasil 2014.

"Hay unos que reaccionan mejor que otros, pero por ahora ha sido muy buena la adaptación, al igual que en las sesiones en la cámara hipobárica", precisó el doctor del selecionado chileno, Luis Maya.

El entrenador Claudio Borghi decidió preparar la selección chilena en la ciudad de Calama, situada a unos 1.500 kilómetros al norte de Santiago, para "aclimatar" a sus jugadores a los más de 3.600 metros de altitud de La Paz.

En tanto, la cámara hipobárica que facilitó la Fuerza Aérea de Chile busca conocer la respuesta que tendrán los futbolistas a la falta de oxígeno (hipoxia) en La Paz.

En esta línea, Maya aseguró que el jugador Braulio Leal tiene una capacidad innata para la altitud, respecto de sus compañeros.

Por otro lado, Maya no quiso confirmar si el veterano defensa del Colo Colo, Pablo Contreras, se encuentra al ciento por ciento para integrar la selección chilena.

"Desde el punto de vista médico ha evolucionado favorablemente y en la cámara hipobárica estuvo sobre el promedio. Físicamente creemos que estará bien, pero hoy preferiría no responder si puede viajar, y esperar los días de trabajo que quedan", acotó.

El médico de la Roja sostuvo que la idea es llegar al estadio de La Paz sin atrasos "pero mientras menos tiempo pasemos ahí, mejor lo vamos a sentir".

Borghi formó hoy en la cancha de Calama a la probable alineación que presentaría el sábado frente a Bolivia, con Claudio Bravo en portería y Marcos González, Osvaldo González y Pablo Contreras o José Rojas en defensa.

Como centrocampistas estuvieron Arturo Vidal, Marcelo Díaz, Gary Medel y Eugenio Mena, Matías Fernández como creador y en el ataque puso a Humberto Suazo y Alexis Sánchez.