El coordinador especial de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, animó hoy a israelíes y palestinos a mostrar voluntad política y a avanzar en el proceso de paz entre ellos, al tiempo que destacó que la situación sigue siendo "frágil e incierta".

"Es importante porque el potencial para avanzar existe", dijo Serry al Consejo de Seguridad de la ONU, que hoy celebró su reunión mensual sobre la situación en Oriente Medio, que el experto de la ONU definió como "frágil e incierta".

Serry, que se mostró relativamente optimista respecto a la situación en Oriente Medio, se refirió también a que durante el último mes se han producido algunos acontecimientos que podrían haber sido desestabilizadores.

Entre ellos se refirió a la huelga de hambre, resuelta a mediados de mayo pasado, que siguieron más de 1.500 palestinos prisioneros en cárceles israelíes.

"Damos la bienvenida a ambas partes por haber alcanzado ese acuerdo, que esperamos se aplique en su totalidad, y también elogiamos el importante papel desempeñado por Egipto", dijo Serry, que expresó preocupación porque "todavía hay algunos prisioneros en huelga de hambre, uno de ellos en condición crítica".

Serry agregó que "esperaba una pronta resolución también de esos casos".

También se refirió al intercambio de cartas entre los gobiernos de Israel y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en las que subrayan sus requerimientos para que se reanuden las conversaciones de paz directas, que se suspendieron en 2010 después de que los israelíes ampliasen su política de colonias en territorios palestinos.

A mediados de mayo ambas partes emitieron un breve comunicado conjunto que se limitaba a señalar que están "comprometidos a lograr la paz" y que esperaban que "el intercambio de cartas haga avanzar hacia este objetivo".

"Puede que nos estemos moviendo en una dirección positiva", señaló Serry a ese respecto.

Igualmente mencionó como "fundamental" que los palestinos sigan adelante con su proceso de reconciliación, y señaló que aunque "todavía es incierto el balance de sus recientes esfuerzos por la reconciliación", admitió que "al final no puede haber una solución para (la creación de) dos Estados sin que se haya restaurado la unidad palestina".

El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Oriente Medio indicó también al Consejo que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, espera que el nuevo Gobierno de Israel proporcione una oportunidad para la reanudación del proceso de paz.

Serry se refirió igualmente al impacto que la llamada "primavera árabe" ha tenido en la región y señaló su desacuerdo con quienes argumentan que ese movimiento ha producido incertidumbre, además de cambio, y que en consecuencia no es un progreso.

"Al contrario, la búsqueda de una paz duradera que ponga fin al conflicto entre israelíes y palestinos y resuelva de una vez por todas las diferencias, es ahora más urgente que nunca", afirmó Serry, al tiempo que insistió en que si las partes no aprovechan la oportunidad actual, se verá un retraso en la solución al conflicto mediante la creación de dos Estados.

También se refirió al valor total de las aportaciones realizadas por la ONU en favor de la reconstrucción de la franja de Gaza para materiales de doble uso, y señaló que se requiere que la aprobación de Israel exceda 365 millones de dólares, de los que "hay proyectos por 96 millones que todavía están siendo revisados por los israelíes".

"Eso significa que las agencias de la ONU pueden desempeñar ahora un papel más amplio en los esfuerzos en favor de la reconstrucción de Gaza", un territorio con fuertes necesidades económicas, agregó.

Serry señaló que "la ONU insta a Israel a permitir las importaciones sin restricciones de materiales de construcción, en especial de cemento y vigas de hierro", necesarios para la reconstrucción de Gaza y que "ahora entran importados ilegalmente desde Egipto por los túneles".