La debilitada depresión "Beryl" girará en las próximas horas hacia el noreste y podría fortalecerse cuando salga a aguas de la costa sureste estadounidense para convertirse posiblemente de nuevo en tormenta tropical en el Atlántico.

"Beryl", que tocó tierra cerca de Jacksonville (noreste de Florida), se desplaza hoy hacia el norte y se espera que su centro "se acerque a la costa de Carolina del sur en la madrugada del miércoles e ingrese en el Atlántico", señaló el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

El CNH, con sede en Miami, indicó hoy en su boletín de las 09.00 GMT que la depresión presenta vientos máximos sostenidos de 45 kilómetros por hora y se espera que se intensifique a medida que se aproxime a la costa y acelere su velocidad de traslación hasta posiblemente "convertirse de nuevo en una tormenta tropical".

Las alertas que se habían activado sobre parte de la costa sureste de Estados Unidos se han cancelado.

La depresión "Beryl" se encuentra a unos 15 kilómetros al noroeste de Valdosta (Carolina del sur) y a 255 kilómetros al oeste-suroeste de Savannah (Georgia) y se desplaza lentamente hacia el norte.

"Beryl" ha sido la segunda tormenta tropical en la cuenca atlántica, tras "Alberto", pese a que la temporada de huracanes no comienza oficialmente hasta el próximo viernes.

Las autoridades indicaron que "Beryl" ha causado escasos daños a su paso por el noreste de Florida, aunque este lunes unos 200.000 usuarios seguían sin electricidad.

En cualquier caso, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) apuntó el pasado jueves que esta temporada de huracanes en la cuenca atlántica tenderá a estar dentro de lo normal.

Calcula que se formarán entre 9 y 15 tormentas tropicales, de las que entre 4 y 8 llegarán a tener fuerza de huracán y entre 1 y 3 podrían convertirse en huracanes mayores de categoría 3, 4 ó 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, con vientos de 178 kilómetros por hora o superiores.