El enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, inició hoy conversaciones con el presidente sirio, Bachar al Asad, para intentar salvar el plan de paz, que estipula un alto el fuego que no ha sido respetado.

Fuentes oficiales dijeron a Efe que Annan se reunió con Al Asad en el palacio presidencial de Damasco.

Antes de acompañar a Annan a palacio, el viceministro sirio de Exteriores, Faisal Miqdad, aseguró en declaraciones a la prensa que el régimen ha respetado el alto el fuego, en vigor desde el 12 de abril, "a diferencia de la otra parte, que no se comprometió con el acuerdo fundamental con la ONU".