El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, aplaudió hoy a los países, entre ellos España, que han anunciado la expulsión de los embajadores sirios y pidió que otros gobiernos del mundo sigan su ejemplo.

"La expulsión de los embajadores de Siria es un nuevo paso en el camino para derrocar el régimen de la familia Asad. Otros gobiernos en el mundo deberían actuar de manera similar", dijo en un discurso en su ministerio, según aparece citado en un comunicado de su oficina.

Barak agregó que el régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, "no puede seguir formando parte de la comunidad de naciones".

Israel y Siria, que han librado tres guerras desde 1948, no tienen relaciones diplomáticas y, por tanto, carecen de embajadores desplazados al otro país.

Anunciada entre otros por Francia, Alemania, Italia y Canadá, la expulsión de los diplomáticos sirios en repulsa por la matanza de un centenar de personas, entre ellas numerosos niños, el pasado viernes en Hula, coincidió con la visita a Israel del presidente alemán, Joachim Gauck, que fue recibido esta mañana por su homólogo Simón Peres.

En una comparecencia ante los medios en la residencia presidencial en Jerusalén, Peres acusó a Asad de cometer "crímenes contra la humanidad", antes de señalar que el mundo debería actuar para que el pueblo sirio viva en paz y libertad porque hay un límite a los discursos y declaraciones, según un comunicado de su oficina.