Una eventual salida de la zona del euro haría que los griegos pierdan más de la mitad de sus ingresos anuales y causaría un aumento drástico del desempleo y la inflación, advirtió el martes el banco más grande del país.

El estudio del Banco Nacional de Grecia se difundió mientras Grecia se encamina a nuevas elecciones generales el 17 de junio, en medio de preocupación en toda Europa de que se agrave la crisis financiera si triunfa uno de los partidos que se oponen a las medidas de austeridad y con ello se ve amenazado el lugar de Grecia en la zona de la moneda única.

"Una salida (griega de la zona) del euro desplomaría los niveles de vida de los ciudadanos griegos, con una reducción de por lo menos el 55% del ingreso per cápita", escribieron los autores del informe de 17 páginas.

"Esto afectaría más a las personas con menos ingresos, con una devaluación significativa de la nueva moneda, de un 65%, y con una contracción económica del 22% que se sumaría a la reducción (del PIB) de un 14% que se produjo entre 2009 y 2011", advirtió.

En medio de la preocupación mundial sobre el futuro del euro, un alto funcionario del Tesoro de Estados Unidos se encontraba el martes en Atenas para iniciar una ronda de consultas con funcionarios europeos.

Lael Brainard, subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, se reunió con altos funcionarios griegos de Finanzas y tenía programado viajar a Francfort y Madrid para sostener más conversaciones.

la endeudada Grecia se ha mantenido a flote gracias a enormes préstamos de rescate internacionales, pero fueron otorgados bajo la condición de que su gobierno aplicara recortes agresivos al presupuesto y reformas que redujeron los niveles de vida de los griegos, quienes en sus protestas han llevado al país a un estancamiento político.

Los partidos no pudieron formar un gobierno de coalición después de las elecciones del 6 de mayo, lo que provocó otro enfrentamiento entre el conservador Nueva Democracia — que favorece los planes de rescate — y el partido de izquierda Syriza, que ha prometido cancelar los términos de los acuerdos de préstamos de rescate.