Unos cien indígenas de diversas etnias ocuparon hoy el Ministerio de Salud en Brasilia, al tiempo que otros grupos bloquearon carreteras en el sur del país para exigir a las autoridades una mejor atención sanitaria para sus pueblos.

La protesta fue convocada por las etnias kaingang, guaraní y charrúa, todas afincadas en el sur del país, con el fin de llamar la atención sobre graves deficiencias en los puestos sanitarios situados en las aldeas, dijeron los manifestantes.

"Las tasas de mortalidad indígena aumentan sin parar por la falta de definición de políticas adecuadas por parte del Ministerio de Salud, que solamente promete pero no hace nada", denunció Pedro Kaingang, portavoz del grupo que ocupó la sede ministerial en la capital.

Los manifestantes entregaron a los periodistas un documento en el que exigen una "inmediata solución" y demandan mejores salarios para los médicos que trabajan en aldeas, un mayor número de puestos de salud y dotaciones de sillas de ruedas, lentes y prótesis dentales, entre otros puntos.

Kaingang aseguró que los ocupantes se encuentran en el cuarto piso del Ministerio de Salud, donde se encuentran las oficinas dedicadas a la atención indígena, y permanecerán allí hasta ser recibidos por el titular de ese despacho, Alexandre Padilha.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la protesta en la capital, grupos de indios de las mismas etnias bloquearon el tránsito en cinco carreteras en los sureños estados de Santa Catarina y Rio Grande do Sul, según informó la estatal Agencia Brasil.

Fuentes del Ministerio de Salud consultadas por Efe dijeron que el ministro Padilha está dispuesto a reunirse con los manifestantes, pero ha exigido "garantías" de que, tras el encuentro, la sede del ministerio será desocupada.