Los pacientes que necesitan nuevos pulmones se contentan si reciben órganos donados por fumadores que no recibir ninguno, aunque es probable que no vivan tanto tiempo como los que reciben transplantes de no fumadores, señala un estudio.

Los investigadores tienen posibilidades de vivir más tiempo si aceptan pulmones de quien sea el donante, inclusive de fumadores. En Gran Bretaña, eso es crucial, para un 40% de los pulmones donados que proceden de personas que habían fumado previamente.

Sin embargo en años recientes, varios casos de pacientes británicos que han muerto después de recibir pulmones de fumadores han llevado a reclamos de que se adopte una nueva política.

Los médicos que han realizado el nuevo estudio dijeron que se cometería un error si se cambia el sistema de transplantes de Gran Bretaña y que podría provocar un incremento en el índice de pacientes que mueren mientras esperan un donante de pulmón.

"Eso podría negarles a los pacientes la oportunidad de recibir ayuda", destacó el doctor James Neuberger, director médico adjunto del Hospital Queen Elizabeth, de Birmingham, y uno de los autores del estudio.

Neuberger y sus colegas analizaron la información contenida en el Registro de Transplantes de Gran Bretaña y de la Oficina Nacional de Estadísticas sobre el índice de sobrevivientes de 2.181 pacientes británicos que esperaron transplantes de pulmón entre 1999 y el 2010. Unos dos de cada cinco transplantes procedían de fumadores.

Encontraron que aquellos pacientes que recibieron pulmones de fumadores tenían un 46% de probabilidades de morir dentro de un plazo de tres años después de recibir el transplantes con respecto a los pacientes que recibieron órganos de no fumadores. Pero tuvieron un 21% menos probabilidades de morir que las personas que continuaban en la lista de espera. La investigación fue publicada el martes en el sitio de Internet de la revista Lancet.

En Estados Unidos, los médicos también usan pulmones de fumadores, aunque el doctor Norman Edelman director de la Asociación de Pulmón de Estados Unidos, no contaba con información sobre con qué frecuencia eso sucede. Estados Unidos y Gran Bretaña tienen índices similares de fumadores en un 20%.

Algunos expertos dijeron que no era realista esperar que los sistemas de donantes de órganos se nieguen a aceptar pulmones de fumadores porque la demanda es tal que se transplantan casi todos los pulmones usables. El punto clave en los transplantes de pulmón tiene que ver con el tamaño del órgano y el tipo de sangre del donante, el cual tiene que coincidir con el paciente receptor.

En Gran Bretaña, los defensores de los pacientes recomiendan que se obtenga más información sobre los donantes de órganos antes de aceptar un transplante. En el 2010, la familia de una mujer de 28 años con fibrosis quística presentó una demanda judicial cuando la paciente falleció un años después de haber recibido pulmones de alguien que había fumado por tres décadas. Señalaron que no se le había informado y que se hubiera horrorizado de recibir los pulmones de un fumador.

___

En Internet: www.lancet.com