El Senado de Filipinas destituyó hoy al presidente del Tribunal Supremo, Renato Corona, acusado de ocultar millones de dólares y de bloquear las acciones del Gobierno para enjuiciar por corrupción a la exmandataria Gloria Macapagal Arroyo.

Más de dos tercios de los 23 senadores de la Cámara Alta dijeron que Corona vulneró la Constitución y traicionó la confianza pública al omitir una gran parte de su patrimonio en su declaración de bienes.

Es la primera vez en la historia de Filipinas que el presidente del Supremo, la máxima autoridad judicial, es destituido por el Legislativo.