El diario Qué Pasa de Maracaibo (noroeste de Venezuela), de línea crítica con el gobierno, denunció hoy que fue blanco de un ataque con granada que no causó víctimas ni daños importantes y que, advirtió, fue lanzado con el propósito de silenciarlo.

El jefe de redacción del periódico, Juan Luis Urribarrí, explicó a Efe que la explosión se produjo alrededor de las 19.30 hora local de ayer (00.00 GMT de hoy) en el momento en que una treintena de redactores trabajaba en el cierre de la edición de este martes.

"De repente, escuchamos una fuerte explosión en la parte externa de la sede del diario. Fue de tal magnitud que temblaron las paredes", relató.

Urribarrí señaló que el personal de seguridad del rotativo identificó un "boquete de unos 70 centímetros" en el patio frontal de la sede del medio, que dejó "algunos daños estructurales" en vidrios y paredes del edificio, pero no personales.

Hoy, en su portada, el periódico tituló: "Nos tiraron una granada para callarnos", y añadió: "No nos amedrentarán".

"Seguiremos reflejando las denuncias que las comunidades quieren ver reflejadas en el rotativo, así como también las noticias que hacen de Qué Pasa el espejo de nuestro eslogan:'Sin mordaza y sin miedo'", publicó el diario.

El rotativo, con un año y medio de vida, también reprodujo la versión de los hechos de su director, Pedro Pablo Guisandes, quien dijo que "en las adyacencias del diario, sabuesos del (cuerpo policial) Cicpc avistaron una espoleta y un anillo, lo que hace suponer que fue una granada tipo antipersonal".

Según el jefe de redacción del periódico, los distintos cuerpos policiales, tanto los del estado Zulia (a manos de la oposición), como del Gobierno, se presentaron puntualmente al lugar de los hechos y reportaron que "la granada fue lanzada desde un vehículo".

"Se nos hace muy complicado saber a quién le machucamos el dedo para amedrentarnos de esta manera", manifestó Urribarrí y señaló que el periódico espera los resultados de las investigaciones para esclarecer los hechos.