Un tribunal de El Salvador dejó en libertad a los dos presuntos traficantes de indocumentados que abandonaron en México a 14 salvadoreños que luego fueron víctimas de la matanza de 72 inmigrantes en el estado mexicano de Tamaulipas, en 2010, informaron hoy fuentes judiciales.

Carlos Ernesto Teos Parada y Erick Francis Escobar Ramírez, detenidos en 2011 y acusados de haber llevado a México a los 14 salvadoreños, fueron "absueltos durante la vista pública porque no había pruebas contundentes en su contra", dijo a Efe una portavoz de los juzgados salvadoreños.

La vista pública se llevó a cabo el viernes pasado en el Tribunal Especializado de Sentencia "A" de San Salvador, agregó.

La jefa de la unidad especializada de tráfico ilegal y trata de personas de la Fiscalía General de la República (FGR), Smirna Salazar, declaró hoy a la prensa que van a apelar la resolución que ha beneficiado a los imputados.

La FGR continuará con la "batalla técnica (y) jurídica", y cuando se tenga por escrito la resolución sobre este caso se va a "interponer el recurso (de apelación) ante las autoridades correspondientes", agregó.

Según la Fiscalía, Escobar Ramírez fue el encargado de trasladar a los 14 inmigrantes salvadoreños que murieron en la masacre de Tamaulipas, y obedecía órdenes de Teos Parada, presunto jefe de la banda de traficantes.

Por este caso también fueron detenidos otros cuatro salvadoreños hace varios meses, pero en el transcurso de las investigaciones se les desligó del hecho.

Los 72 inmigrantes latinoamericanos fueron asesinados a tiros, en agosto de 2010, en el rancho de San Fernando, en Tamaulipas, masacre atribuida por las autoridades mexicanas a Los Zetas.

De ese total, 14 cuerpos fueron identificados como salvadoreños, según la Fiscalía.

Entre los acribillados habían ecuatorianos, guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y brasileños, según la información oficial.