El Gobierno de Costa Rica afirmó hoy que se han "sobredimensionado" las irregularidades denunciadas las últimas semanas en la construcción de un camino de 160 kilómetros que corre paralelo al fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense, y que se enmarca en un disputa bilateral.

El ministro costarricense de Comunicación, Francisco Chacón, dijo hoy en una rueda de prensa que "se ha sobredimensionado el problema" y aseguró que existe un plan de mitigación de daños ambientales, subrayando que estos se han causado únicamente en territorio costarricense.

La prensa costarricense ha denunciado que la "trocha fronteriza", como llama el Gobierno al camino de lastre, no cuenta con planos ni estudios de impacto ambiental previos a su construcción, y que además, aparentemente algunas empresas contratadas pagaron comisiones a funcionarios públicos.

Chacón manifestó que la obra se comenzó a construir mediante un decreto de emergencia, luego de que Costa Rica denunciara que Nicaragua invadió parte de su territorio y causó daños ambientales a un humedal protegido por convenios internacionales con el fin de desviar el río San Juan.

"El decreto de emergencia permite obviar requisitos como los estudios de impacto ambiental para responder rápido ante acontecimientos externos. No hubo planos ni diseños porque la obra requería inmediatez y al tratarse de una trocha era absurdo", expresó el funcionario.

Por su parte, el ministro de Ambiente, René Castro, explicó en la conferencia de prensa que existe un plan de mitigación de daños ambientales que se está implementando, el cual incluye reforestación y obras para el manejo de aguas de lluvia.

Castro aseguró que la zona donde se construye el camino tiene mayoritariamente potreros utilizados para ganadería y que en los sitios donde había bosque se está mitigando el daño.

El Gobierno manifestó que la prensa debe buscar fuentes más "fidedignas" para respaldar sus denuncias, y reiteró que "no hay efectos importantes" sobre el ambiente.

Nicaragua se ha quejado de daños ambientales al río San Juan en la construcción del camino y por ello demandó a Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el pasado 23 de diciembre.

La relación bilateral ha sido tensa desde octubre de 2010 cuando Costa Rica denunció que militares y civiles nicaragüenses habían invadido una pequeña parte de su territorio en el Caribe.

Nicaragua ha dicho que ese territorio le pertenece y que construiría allí una zanja para desviar el río San Juan.

El Gobierno costarricense demandó a su vecino ante la CIJ en diciembre de 2010 y en marzo de 2011 la corte dictó medidas cautelares en las que otorgó a Costa Rica la custodia ambiental del sitio en disputa pero ordenó a ambos países evitar allí la presencia de civiles, militares o policías.

El vicecanciller costarricense, Carlos Roverssi, dijo hoy en la misma conferencia de prensa que su país ha registrado 52 violaciones de Nicaragua a la medida cautelar de la CIJ, pues miembros de la Juventud Sandinista "entran de forma descarada" a la zona en disputa.

Según Costa Rica, el camino es parte de la defensa de su soberanía y buscar garantizar la presencia de personal de seguridad en esa zona.