Cientos de personas se movilizaron hoy por las calles de la ciudad de Cajamarca, en el norte de Perú, para expresar su apoyo al polémico proyecto minero Conga, el cual es rechazado por otro amplio sector de la población que considera que afectará las reservas de agua de la zona.

La marcha fue organizada por el Colectivo Cajamarca, integrado por empresarios, organizaciones políticas, universitarios, dirigentes sociales y pobladores.

El presidente de Defensa y Desarrollo del caserío de San Nicolás, aledaño a Cajamarca, Justo Julca, dijo que buscaban la unión para alcanzar el desarrollo de la región a través de las inversiones mineras.

"Un llamado a nuestro presidente regional (Gregorio Santos) a que reflexione y no hagamos conflictos. Hay que unificarnos", afirmó Julca en el canal de televisión estatal.

Santos es uno de los principales opositores al proyecto Conga, de la empresa Yanacocha y que contempla una inversión de 4.800 millones de dólares, y ha liderado diversas manifestaciones en su contra con el argumento de que afecta de manera irreversible las reservas de agua en el lugar.

Durante la marcha se registraron incidentes con opositores al proyecto, que lanzaron huevos a las pancartas y a los manifestantes.

Por la tarde se tiene prevista otra marcha, pero esta vez de los que se oponen al proyecto, quienes se concentrarán en la plaza principal para después dirigirse a las lagunas que se preven drenar para desarrollar Conga e iniciar una protesta indefinida desde el jueves.

El estudio de impacto ambiental de Conga encargado a dos peritos españoles y uno portugués sugirió una serie de cambios para el proyecto, que contempla el drenado de cuatro lagunas, dos para extraer cobre y oro y el resto para almacenar los relaves.

El Gobierno peruano que financió el peritaje y tras conocer sus resultados estableció una serie de condiciones a la empresa, como cuadruplicar las reservas de agua, crear un fondo social y 10.000 puestos de trabajo.

Yanacocha y su socio mayoritario, Newmont, han señalado que un equipo de ingenieros y funcionarios se encuentran evaluando las recomendaciones del peritaje para tomar una decisión final sobre el proyecto.

El Gobierno peruano ha manifestado que espera llegar a un acuerdo escrito con la minera para poner en funcionamiento Conga.