El número de menores que vive en extrema pobreza en Ecuador se redujo al 18 % en 2010 y también bajó el trabajo infantil, pero al mismo tiempo se elevó al 42 % el porcentaje de niños que sufre maltrato y el embarazo adolescente se duplicó, según un estudio divulgado hoy.

El informe, elaborado por el Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia con apoyo de organizaciones internacionales, ofrece una radiografía de la situación de los niños en el país en los últimos 20 años, la cual revela unos resultados mixtos.

Por un lado, constata avances importantes, como la caída en diez puntos porcentuales de la proporción de menores en extrema pobreza entre 2005 y 2010. La desnutrición crónica también ha bajado casi a la mitad entre 1986 y 2010, hasta quedar en el 22 % de los niños ecuatorianos.

Asimismo, en 2001 un 30 % de los niños de entre 5 y 17 años trabajaba en Ecuador, mientras que ahora tan solo lo hace el 13 %.

No obstante, el estudio también presenta datos "altamente preocupantes", como que un 42 % de los menores ecuatorianos sufre actualmente maltrato físico en el hogar, frente al 40 % de hace una década.

Además, un 31 % lo padece en la escuela, tanto si ésta es pública como privada, frente al 20 % en 2000, según dijo en una rueda de prensa Carolina Reed, presidenta del Observatorio.

"Hay un incremento, una normalización de la violencia hacia la niñez y la adolescencia en el entorno cotidiano público y privado, y una ausencia de una política pública para abordar este gravísimo reto", dijo Reed.

Al acto también asistió el Viceministro de Inclusión Económica y Social de Ecuador, Álvaro Sáenz, quien dijo que el Gobierno "está actuando muy fuerte (sobre el tema), pero es un reto muy grande".

Explicó que busca "unificar mecanismos" para que las personas presenten denuncias y elevar las exigencias para los puestos de maestro.

Eduardo Silva dos Santos, representante de la organización no gubernamental Save the Children, achacó el problema al machismo que existe en Ecuador y en el resto de América Latina, pues las niñas son las que sufren más abusos, así como a una cultura "adulto-céntrica".

Según el informe, un 27 % de los menores de 10 años es castigado una vez por semana en Guayaquil y Quito, las dos mayores ciudades del país, lo que revela "un fallo de la familia", en su opinión.

El estudio también afirma que el embarazo adolescente casi se ha duplicado desde 1997, hasta colocarse en cerca de 30.000 al año, mientras que la edad de la primera relación sexual ha bajado a los 12 años.

Al mismo tiempo, el suicidio se ha convertido en la segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 12 y 17 años, tras los accidentes de tráfico. La tercera causa es el homicidio, otra señal de la violencia que padecen los menores en Ecuador, dijo Reed.

En el terreno de la educación ha aumentado el acceso, pues el porcentaje de menores de 14 años que no van a la escuela ha caído del 15 % al 6 % desde 2001.

Sin embargo, Reed señaló que la calidad de la educación no ha mejorado necesariamente y como muestra apuntó que un 41 % de los adolescentes de 17 años tiene rezago, es decir, que está en un curso inferior al que le correspondería por su edad, un porcentaje que sube al 62 % en el caso de los indígenas.

Además, remarcó que "una escuela donde el maestro maltrata al alumno no es de buena calidad".

El viceministro, en cambio, destacó los aspectos positivos del informe, que dijo que muestra que Ecuador está "corriendo delante" respecto a otros países de América Latina.

Aún así, admitió que el hecho de que el país haya mejorado "no quiere decir" que esté "en una situación deseable".

El Observatorio elaboró el informe con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), Unicef y las ONGs Save the Children y Plan Internacional.