Los habitantes de la costa suroriental de Estados Unidos fueron advertidos el martes de una posible inundación por la ex tormenta tropical Beryl que arrojó intensas lluvias en el norte de la Florida.

Beryl avanza en dirección noreste y posteriormente se adentrará un poco en el Atlántico, donde se fortalecerá de nuevo, según los pronósticos.

La tormenta tocó tierra cerca de Jacksonville, Florida, el Día de Conmemoración de los Caídos en las Guerras y el martes se había convertido en una depresión tropical con vientos sostenidos máximos de unos 45 kilómetros por hora (30 millas por hora). Se ubicaba a unos 185 kilómetros (115 millas) al oeste-suroeste de Savannah y se desplazaba hacia el noreste a casi 7 kph (5 mph).

El Centro Nacional de Huracanes informó que, en ese rumbo, se espera que la tormenta avance a lo largo de la costa de Carolina del Sur el miércoles en la madrugada antes de adentrarse un poco en el Atlántico y fortalecerse hasta volverse tormenta tropical otra vez con vientos máximos sostenidos de más de unos 62 kph (39 mph).

Beryl es el segundo sistema tropical con nombre en la temporada de huracanes del Atlántico de 2012, la cual empieza oficialmente el viernes.

Zarron Allen, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Jacksonville, dijo que Beryl arrojó 254 milímetros (10 pulgadas) de lluvia en el condado de Sewanee, Florida, mientras que las áreas cercanas terminaron con entre 76 y 152 milímetros (tres a seis pulgadas).