Al menos quince insurgentes han muerto en dos incursiones de la fuerza aérea de Pakistán en las convulsas áreas tribales de Orakzai y Khyber, en el noroeste del país, informaron hoy fuentes oficiales citadas por medios locales.

Según el diario Dawn, que menciona "fuentes de seguridad", cazas paquistaníes atacaron varios refugios de la insurgencia en tres zonas de la región de Orakzai y acabaron con la vida de al menos una decena de milicianos de las fuerzas antigubernamentales.

Otra incursión aérea paquistaní en el valle de Tirah, en la vecina área tribal de Khyber, mató a cinco miembros de la insurgencia local.

Desde finales del año pasado, el Ejército paquistaní pugna con las milicias integristas por el control estratégico del triángulo formado por las áreas de Khyber, Orakzai y Kurram, que da entrada a Afganistán y a bastiones talibanes paquistaníes situados más al sur.

Los combates entre las fuerzas de seguridad y los grupos islamistas armados son constantes y las ofensivas gubernamentales han provocado desde enero una marea de refugiados que, según algunas fuentes, llega a los 450.000.