Los agricultores de Afgoye, en las afueras de Mogadiscio que durante años estuvo en poder de las milicias, están festejando la victoria más reciente de la Unión Africana: la expulsión de las milicias.

El motivo principal es económiico: los agricultores ya no tendrán que entregar la mitad de sus cosechas en "impuestos" a los combatientes de al-Shabab.

Desde la caída de Afgoye durante el fin de semana, decenas de vehículos cargados de fruta y verdura fresca han llegado a la capital somalí. Algunos agricultores esperan aumentar su producción ahora que ya no están los insurgentes.