El Tribunal de lo Penal de Apelación de Milán (norte de Italia) ha publicado hoy las sentencias de cárcel impuestas a once imputados en el proceso de la llamada Nuevas Brigadas Rojas (BR) del Partido Comunista Político-Militar.

Los jueces de la corte, que han impuesto penas de hasta once años de cárcel, han excluido sin embargo la finalidad terrorista de la mencionada organización, informan los medios italianos.

Así, los sentenciados fueron declarados culpables de asociación subversiva simple y no de asociación subversiva con finalidad de terrorismo.

Alfredo Davanzo, el presunto ideólogo de la Nueva Brigadas Rojas del Partido Comunista Político-Militare, fue condenado a 9 años de cárcel, mientras la acusación había pedido para él una condena de 10 años y 10 meses.

Otro de los imputados, Salvatore Scivoli, para quien habían pedido 6 años y 6 meses de cárcel ha sido absuelto, mientras que Massimiliano Gaeta, condenado a cinco años y tres meses, ha sido excarcelado por extinción de la custodia cautelar.

El tribunal de Apelación de Milán confirmó además el resarcimiento de 100.000 euros que algunos de los imputados deben pagar a Pietro Ichino, el abogado laborista que llevaba la parte civil del proceso.

"La única justicia es la proletaria y el verdadero terrorismo es el del Estado", gritaban algunos de los imputados tras la lectura de la sentencia desde los cubículos instalados dentro de la sala del tribunal.

Las últimas detenciones de miembros del grupo de extrema izquierda, considerado sucesor de la organización terrorista Brigadas Rojas (BR) que protagonizó los "años de plomo" durante la década de los años 70 y 80, se llevaron a cabo en 2010.

Durante una redada de junio de se año fueron arrestadas seis personas con la acusación de banda armada y asociación subversiva, y que supuestamente planeaban atentar en la isla mediterránea de La Magdalena coincidiendo con la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G8 de julio.

Entre los detenidos figuraban Luigi Fallico, antiguo miembro de la primera generación de las Brigadas Rojas (BR), así como Ernesto Morlacchi, hijo de uno de los fundadores de este grupo terrorista.

En aquella operación, los investigadores afirmaron que las armas y los documentos encontrados indican que los detenidos pretendían "relanzar" la lucha armada del grupo terrorista de las Brigadas Rojas

Las BR fueron responsables en los años 70 de varios asesinatos políticos, entre ellos el del líder de la Democracia Cristiana, Aldo Moro, en 1978.

Un nuevo grupo que se inspiraba en las BR volvió a reaparecer hace unos años con el nombre de "Nuevas Brigadas Rojas" y asesinó a los consejeros del Ministerio de Trabajo Massimo D'Antona el 20 de mayo de 1999 y Marco Biaggi el 19 de marzo del 2002.