El destacado activista bareiní Abdulhadi al Jawaya anunció hoy que pone fin a su huelga de hambre de más de 100 días después de que las autoridades liberaran a otro defensor de derechos humanos, Nabil Rajab, según su abogado y su familia.

El letrado de Al Jawaya, Mohamed al Jishi, explicó a Efe que su cliente ha decidido acabar con la huelga iniciada el pasado 8 de febrero para pedir su liberación.

Esta decisión se produce después de que las autoridades bareiníes anunciaran la liberación bajo fianza de Rajab, director del Centro de Baréin para los Derechos Humanos, que fue detenido el pasado 5 de mayo por criticar al Ministerio del Interior y organizar protestas.

La hija de Al Jawaya, Maryam, dijo en la red social Twitter que pese a esto su padre boicoteará las sesiones de la corte porque son "injustas".

"Considera que el principal objetivo de su huelga de hambre (obtener la libertad) no ha sido conseguido, pero sí su propósito general de ayudar a los activistas a denunciar las violaciones de derechos humanos que ocurren en Baréin", afirmó Maryam.

Al Jawaya fue condenado a cadena perpetua por un tribunal militar en junio pasado, aunque la justicia ordenó que volviera a ser procesado, en esta ocasión por una corte civil.

El nuevo juicio contra Al Jawaya y sus compañeros fue suspendido hasta el próximo 29 de mayo, después de que éste y el también activista Abdulwahab Husain comparecieran ante los jueces en silla de ruedas por su extrema debilidad.

La familia Al Jawaya estuvo durante 12 años en el exilio y regresó a Baréin en 1999. Desde entonces, el activista ha sido detenido en numerosas ocasiones acusado de intentar derrocar al régimen.

Este pequeño reino de mayoría chií es escenario desde hace más de un año de continuas protestas populares para pedir reformas políticas que han sido reprimidas por la fuerza por la monarquía suní gobernante.

Desde el inicio de las protestas en febrero de 2011, cerca de 70 personas han muerto en el país, según datos de la oposición, que también ha denunciado detenciones indiscriminadas y violaciones flagrantes de los derechos humanos.