La policía turca arrestó hoy a seis generales retirados, en la quinta oleada de detenciones relacionadas con la investigación del incruento golpe de Estado de 1997.

La operación policial tuvo lugar simultáneamente en Ankara, Estambul, Esmirna y Mugla, y es la quinta redada en el marco de una investigación judicial que empezó el 12 de abril, según informó la emisora CNNTürk.

Desde entonces, 71 oficiales en activo han sido arrestados en el marco de esta investigación, y 51 han pasado a prisión preventiva.

Vural Avar, arrestado hoy en Mugla, y Kamuran Orhan, detenido en Esmirna, fueron enviados en avión a Ankara donde serán interrogados, al igual que Ahmet Çörekçi, Hikmet Köksal, Ilhan Kiliç y Teoman Koman, todos ellos generales retirados que ocupaban altos cargos en las Fuerzas Armadas turcas durante el golpe de 1997.

Además, según la agencia Anadolu, han sido trasladados a los juzgados de Ankara tres generales retirados que ya se hallaban en prisión preventiva por el caso "Balyoz" (Martillo), que investiga una supuesta conspiración para un golpe futuro.

El ejército turco, el segundo mayor de la OTAN, cuenta con 725.000 hombres, de los que 362 son generales y almirantes, aunque la cifra real ha bajado a 294 tras los arrestos de los últimos años.

A día de hoy, 68 generales en activo, la quinta parte del total, están entre rejas a la espera de ser juzgados, además de un gran número de altos cargos retirados.

En la última oleada de detenciones relacionadas con el golpe de 1997, realizada el 8 de mayo pasado, pasaron a prisión 17 altos oficiales, entre ellos 12 generales, cinco de ellos en activo.

El propio primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, mostró su descontento tras aquella redada al comentar: "¿La primera oleada, la segunda, la tercera? Están destruyendo la paz de esa gente, y nos preocupa seriamente. Si estas oleadas continúan, el país se ahogará; pienso que no deberían continuar".

El golpe de Estado del 28 de febrero de 1997 derrocó al gobierno de coalición del primer ministro islamista Necmettin Erbakan, mentor y entonces compañero de partido de Erdogan.

Dado que se realizó mediante la publicación de un comunicado de la cúpula militar, y a diferencia de golpes anteriores sin derramamiento de sangre y sin disolver el Parlamento ni suspender la Constitución, también se le conoce como "golpe posmoderno".

La investigación de la asonada de 1997 no es la única que afecta a las Fuerzas Armadas turcas, ya que un gran número de altos cargos militares se halla en prisión preventiva por acusaciones relacionadas con la "red Ergenekon", supuestamente una amplia conspiración de la primera década del siglo XXI para derrocar al Gobierno de Erdogan.