Las autoridades argentinas aceptaron la decisión paraguaya de incrementar en 30% el precio de la venta de electricidad generada por la usina Acaray construida sobre el río del mismo nombre en 1968.

Mercedes Canese, viceministra de Minas y Energía, informó a los periodistas que la Argentina pagará desde junio próximo por la energía de Acaray 180 y 210 dólares por megavatio/hora, en horarios de menor y mayor consumo (diurno y nocturno), respectivamente.

"El Estado recibirá en total desde fines de junio alrededor de 20 millones de dólares por ese negocio", comentó la funcionaria.

Los costos anteriores eran de 135 y 165 dólares por megavatio/hora.

La represa de Acaray es de 185,3 metros y genera unos 210 megavatios con sus 4 turbinas que lanzan 56 metros cúbicos de agua por segundo.

Paraguay posee, además, en condominio con Argentina y Brasil las hidroeléctricas Yacyretá e Itaipú, ambas sobre el río Paraná.