El Gobierno de Panamá condenó hoy las "graves violaciones a los derechos humanos" en Siria y respaldó el llamado que ha hecho la ONU al Gobierno de Bachar al Asad a suspender el "uso de artillería pesada" en el conflicto civil en ese país.

Panamá "condena en los más duros términos el uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza adelantado por agentes estatales sirios con el propósito de reprimir las protestas, surgidas desde hace un año, en contra del régimen de Bashar al Asad, lo cual ha dejado un saldo de más de diez mil personas fallecidas", señaló el Ministerio panameño de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La misiva oficial citó la muerte de más de un centenar de personas el pasado fin de semana en la ciudad siria de Al Haula, masacre que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon calificó como "vergonzoso y brutal crimen que implica el uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza" por parte del Estado sirio.

La cancillería panameña expresó su solidaridad con el pueblo sirio, "en atención al injustificable sufrimiento humano que padece", y extendió "sus sinceras condolencias a los familiares de las víctimas".

Finalmente, Panamá pidió al régimen de Al Asad que cumpla "con su obligación de garantizar el respeto del Derecho Internacional, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional Humanitario y el Derecho de Refugio".