El presidente de EE.UU., Barack Obama, recordó hoy a los soldados caídos que "entregaron su vida" por "este país y por lo que representa", y destacó que por primera vez en nueve años ya no hay estadounidenses "luchando y muriendo en Irak", al conmemorar el "Memorial Day".

"Cada uno de los soldados caídos amaban este país, y todo lo que representa, más que la vida misma", indicó Obama en la tradicional ceremonia del "Memorial Day" (Día de los Caídos) en el cementerio militar de Arlington, en Virginia.

Obama calificó este cementerio como "un santuario" de "aquellos que entregaron la vida por Estados Unidos".

Acompañado por su esposa Michelle y el secretario de Defensa, Leon Panetta, el presidente rindió así homenaje a los estadounidenses caídos en combate, que en su vigésimo quinto aniversario está dedicada especialmente a los veteranos de la guerra de Vietnam.

Obama recordó, además, que "por primera vez en nueve años, nuestros soldados ya no están luchando y muriendo en Irak" tras el anuncio de la retirada de las tropas el pasado año.

"Tras una década bajo la oscura nube de la guerra, comenzamos a ver la luz", aseguró Obama, al otro lado del río Potomac y a apenas dos kilómetros de la Casa Blanca, al referirse a la prevista salida de las tropas de Afganistán en 2014.

Previamente, el mandatario depositó una corona de flores en la "Tumba de los Soldados Desconocidos".

Panetta, por su parte, aseveró que "todos los hombres y mujeres que descansan aquí son un constante recordatorio de que la libertad no es gratis".

Este año los actos del Día de los Caídos marcan el inicio de las conmemoraciones del 50 aniversario del fin de la guerra de Vietnam, que culminó en 1975 con un balance de más de 58.000 militares estadounidenses muertos y unos 304.000 heridos.

Posteriormente, Obama participará con el vicepresidente Joe Biden en otra ceremonia en el Muro a la Memoria de los Veteranos de Vietnam, en el Mall de la capital estadounidense.

En el cementerio de Arlington, inaugurado en 1864, existen más de 300.000 tumbas con los restos de soldados estadounidenses fallecidos desde la Guerra Civil de EE.UU. a los últimos conflictos bélicos.